Tuesday, June 26, 2007

QUE LOS CUMPLAS FELIZ


HAPPY BIRTHDAY TO ME (1981) (Cumpleaños sangriento) Dirigida por J.Lee Thompson. Con Melissa Sue Anderson, Glenn Ford, Lenore Zann. Disponible en DVD 1 y VHS editado en los 80 por LK-Tel.

Bienvenidos a los magníficos ochentas, bienvenidos al Betamax, a VideoRent, a VC Internacional. Mucho después aparecería Ramón Farías haciendo la locución en off para las insoportables sinopsis criollas de VideoChile (¿quién diablo editaba esas sinopsis?). Por ahora estamos en la tierra de nadie del video local, tipo año 85. No existe el mercado, sólo la piratería. VideoRent, con su flamante local de Bustamante 20, ofrece un catálogo realmente aterrador. ¿Algunos títulos?

-Extrañas gotas de sangre (aka The case of the bloody iris aka What are those strange drops of blood doing on Jennifer's body?, de Giuliano Carmineo).

-Sangre de vírgenes (del aborrecido Emilio Vieyra, acusado en Argentina de promocionar el proceso con una película pro-régimen, Comandos azules en acción).
-Los cuerpos presentan violencia carnal (aka Torso, del maestro Sergio Martino)
-La adolescente impura (aka La endemoniada dirigida por el español Amando de Ossorio)

-Mausoleo (clásico grindhouse del Betamax)

Y mi favorito:
-Delito en la playa del vicio (alemana, inconseguible)
Como en estos tiempos todavía nada es oficial, no hay que rebobinar las cintas ni pagar multas. Si se te antoja puedes quedarte una semana entera con seis películas en tu casa y al momento de devolverlas basta con una miradita de ternura a la niña del mesón para que no te pida nada. Mal que mal, tienes sólo 12 años. Una vez se me quedó atascado en el Betamax Los siete magníficos gladiadores, con Lou Ferrigno, y nunca más lo devolví.

¿Cuáles son las desventajas de este mercado no oficial? La tecnología, por cierto. Frases típicas de esta era son: “La copia está mala”, “No se ve nada”, “Tiene problemas de tracking”. ¡El tracking! ¿Alguien se acuerda en estos tiempos del famoso defecto de tracking? Qué horror. Bienvenido sea el DVD. O el Blue-Ray. O lo que venga.
Dentro de la monstruosa oferta de VideoRent estaba esta película. Me la recomendó un compañero en clase de Artes Plásticas. “Matan a un compadre con un anticucho”, dijo. Y tenía razón. Han pasado veinticinco años y Cumpleaños sangriento sigue siendo “la película donde matan a un compadre con un anticucho”. Como diría un amigo, J.Lee Thompson es un artesano. Eso es un eufemismo para señalar que el tipo nunca dirigió obras maestras, pero sí películas que se dejan ver “con amabilidad” (mi frase hecha de la semana): dos entregas de El planeta de los simios, el Cape fear original y Los cañones de Navarone. Cine comercial químicamente puro que en los 70 devino en el cine para televisión. Bajo el cálido alero de ese boom del cine de horror –y particularmente, del slasher- que vino tras Halloween y Martes 13 (Friday the 13th), todos quisieron subirse al carro. Se hicieron The burning, Antes del amanecer (Just before dawn) -no confundir con la de Linklater-, Fiesta mortal (Death Party), Noche de graduación (Prom night), Día de los inocentes (April’s fools Day), Aniversario de sangre (My bloody Valentine) y la franquicia completa de Jason, el asesino de Crystal Lake. Por alguna extraña y maravillosa razón, todas esas películas fueron editadas en Chile, muchas de ellas de manera subterránea. Me pregunto dónde están esos miles y miles de cintas. Si alguien lo sabe, por favor que dé el dato. Compro VHS al por mayor, sobre todo si son de género.
Cumpleaños sangriento es una película para ver con amigos. Es cine para recordar, para evocar viejos tiempos. Entre sus ventajas tiene el pulso de artesano de J.Lee Thompson quien, con o sin intención, le agrega al alambicado relato un tufillo douglasirkiano que se agradece profundamente. Sí, señores, porque estamos ante el primer y único slasher melodramático de la historia del cine. Aquí hay secretos macabros, hermanas que se aborrecen, diferencias de clase y, por supuesto, una fiesta de cumpleaños a la que no asistió nadie.
Virginia (Melissa Sue Anderson, far away from La Pequeña Casa en la Pradera) es una dulce adolescente lista para cumplir los 16 (aunque represente 30). Es miembro de Crawford 10, la elite cuica de su colegio (privado). Todos parecen adorarla en este pueblo que podría ser Boston, pero que en realidad es Canadá. En el pueblo donde hay un puente levadizo que –atención, spoilers- será de vital trascendencia para la trama. Lo cierto es que Virginia no es feliz. Tiene pesadillas y constantemente recuerda un accidente protagonizado por su madre durante un día como el que se avecina, el día de su cumpleaños. Lo que viene es el terreno donde el clasicismo de Thompson se nota. Los asesinatos de Cumpleaños sangriento, además de ser absurdamente brutales, dan la vuelta completa al género y, sin una gota de humor intencional, terminan encantando por su retorcida creatividad. Todo para un sub-sub-sub género que no nació precisamente con Michael Myers ni Jason Vorhees sino de la cabeza alocada de un señor italiano llamado Mario Bava y que en 1968 dirigió el primer slasher concebido como tal: Reazione a Catena (aka Bay of blood aka Twitch of the death nerve), una película exagerada, recargada, pero que instauró todos los lugares comunes de una veta que aún hasta hoy sigue rindiengo frutos.
En Cumpleaños sangriento, además de la consabida muerte por anticucho hay accidentes en el gimnasio, en el garage y asesinatos simples a cuchillo, junto con un desenlace totalmente exagerado que incluye máscaras, muertos y una torta de cumpleaños. Atención con la canción de los títulos de cierre. Algún DJ debería remezclarla right fucking now.

5 comments:

Anonymous said...

Hola!
He entrado un par de veces para leer los comentarios y las críticas/resúmenes de las películas. Se ven interesantes y aunque he buscado donde conseguirlas, no las encuentro.
De todas formas, fanático de la sangre y las muertes dolorosas y más cuando todo se mezcla con un buen misterio.
Ah!, tal vez no tiene nada que ver con este película, pero debo reconocer que me tiraste abajo el avión con HOSTAL II, realmente le tenía bastantes esperanzas. De todas formas, igual la veré por si muestran alguna tortura literal. No me gustaron las aparentes apretadas de dedos que sólo quedaban en eso... aparentes.

Aprovechando el post...
Alguien te mira se ha transformado en un ícono para mí. De seguro ya me marcó, es que paso todo el día pensando en eso, con decir que hasta en la ducha pensaba en posibles teorías. Creo que en estos meses, he sacado unas cuantas... la más acertada, según yo y con la que finalmente me quedé fue con la de "Julián sin piedad." Gracias por no tratar al espectador de imbésil y hacer algo inteligente y aunque fui uno de los tantos que supo supuso quien era el asesino a la segunda semana, como acabo de decir... "supuse"... felicitaciones.

Seguiré viniendo por aquí. En todo caso, siempre ando dejando mensajes en todos lados, así que mi nombre te saldrá hasta en la sopa. "Espía el hombre"

Saludos!
SPYELMAN.

Anonymous said...

Hola Pablo,

Julian Verdugo, las fotos con cortes del aviso, Julian Berry aka Gastaldi.

clever.

Al principio me dio rabia, pero esta de miedo.
Especulo que los 4 medicos seguiran su maquinita Bernardo-Homolka detonada por ese incidente que los dejo sumidos en la locura.

Dificil saber quien es el mas debil del lote. Y quien el que echa a andar la maquinaria de miradas reciprocas.

Un abrazo,

elcazador

Anonymous said...

Hola Pablo Illanes:

Paso por acá primero para saludarte y luego para felicitarte por el excelente trabajo que tú, Hugo Morales, Nona Fernández y Josefina Fernández han realizado (además de todo el equipo involucrado).

Nos hicieron dudar demasiado con la identidad del asesino, y aún nos hacen dudar con lo que vendrá a futuro.


Que fuerte e impactante todo lo ocurrido hoy. Julián finalmente, es él ó uno de los asesinos.

Si bien, partí sospechando de Rodrigo, luego de diversas teorías llegué a Julián, en que, creo, el perfil de las mujeres muertas, para mí, nunca fue el hecho de ser madres; sino por tener una vida independiente a sus maridos, hijos y me atrevería a decir que todas eran separadas. Además; el hecho de que Amalia le haya dicho tímido a la persona con la que se encontraba en la noche de su muerte (por lo cual, descarté mujeres), la extraña exclamación de Rocío hacia El Cazador ("¿tú?"), el gusto de Julián por los vinos (factor clave en la preocupación por los "alimentos" junto a una copa, que le deja a Eva secuestrada) y, agregando a lo que dije en un primer momento, el que Julián sea el único hombre separado de la teleserie que "podría darle razones" para detestar a mujeres que cumplían con ese perfil.

No sé si estaré cercano o no, y entiendo que no puedas adelantar nada; solo reitero mis felicitaciones por este gran trabajo realizado. Y así, confío en que vendrán muchos mejores.


Saludos, Nominado en Fotech.

Christian Serrano (Chrisfe en Fotech) said...

Hola, Pablo:

Soy un asiduo seguidor de Alguien te Mira. Desde un principio me apasionó la trama y cómo se han ido desarrollando las cosas. Cada capítulo está lleno de sorpresas. Pero sin duda, el saber que Julián es el asesino descolocó mis expectativas. Has jugado muy bien con el suspenso y la tensión. Me imagino que queda mucho con qué sorprenderse todavía.
Saludos y Felicitaciones

Jose Luis Guridi said...

Pablo, puedes darme un mail donde pueda contactarte. Me gustaria mostrarte un proyecto que tenemos.
joseluis@mcmcine.com
Slds