Wednesday, June 13, 2007

DORADA LLUVIA ARGENTINA


ATRAPADAS (1984) (Condemned to hell) Dirigida por Aníbal di Salvo. Con Leonor Benedetto, Betiana Blum, Gerardo Romano. Editada en DVD por Gativideo (Argentina, 2005) y en VHS por (Video Centro,198?)

En Estados Unidos le llaman grindhouse cinema a esas películas de bajo presupuesto que en los 70 se proyectaban en drive-ins y especialmente en salas de la calle 42 (previo a Giuliani que lo convirtió todo en un parque temático). Cines para putas, borrachos, choferes de taxi como Travis Brickle, vendedores de droga y desviados sexuales. Películas europeas, italianas, americanas, siempre de clase Z y cuyas temáticas abarcaban el horror más explícito, la acción más descarnada o ese tipo de erotismo que nadie se atrevía a mostrar.
Si en Chile existiera un cine grindhouse, Atrapadas sería el clásico. Exhibida durante meses en salas como el Roxy, el Nilo, el Mayo o el Río, reestrenada, editada en video por los locos de Video Centro (que funcionaban en Marchant Pereira, a dos cuadras de aquí) y rápidamente condenada al olvido, damas y caballeros, estamos ante un women-in-prison de lo más provocador, sucio, desgastado y con una constelación de actrices argentinas denigradas de diferentes maneras. ¿Qué más se puede pedir?
Como los argentinos son genéticamente engrupidos y no les cuesta nada tomarse las cosas a pecho, el cineasta Aníbal Di Salvo (responsable, además, de otro título de culto que nunca he tenido la oportunidad de ver, Las lobas) se lanza sin pudores al mismo patrón estructural que determina este subgénero: chica tonta e inocente cae en una trampa por culpa de su novio y termina en un hell-hole de sangre, sexo, abuso y degradación. La cárcel de mujeres, ese verdadero paradigma exploitation profusamente abusado en los 70 en todo el universo, vuelve una década después en gloria y majestad, cargado de mujeres ligeras de ropas y un subplot político que da vergüenza. Todo muy en serio y con mala leche, como debe ser. Si quieres buenos sentimientos, go rent Patch Adams.
Después de ver Barbed wire dolls, Love camp 7 o 99 women sabemos que en este subgénero no vamos a disfrutar, sino más bien todo lo contrario. Vamos a sufrir convirtiéndonos en pequeños sádicos mientras un montón de pobres actrices gritonas se prestan para la tortura, la venganza, las duchas en grupos y la violación masiva. Leonor Benedetto, de las teleseries Rosa de lejos y Rolando Rivas taxista (que obviamente no vi porque era un fucking fetus), interpreta a la pobre víctima del sistema carcelario argentino con dignidad, sin nervios ni vergüenzas. Si Barbed wire dolls ya era un poco estridente hablada en alemán, imagínense cómo es la cosa con actrices argentinas. Bramidos. Alaridos. Y puteadas varias.
En su momento la película tuvo severos problemas con la censura. Pero, claro, nadie se complicó demasiado y en Chile circuló una versión donde no se incluía la escena más controvertida de todo este cóctel de violencia: Leonor Benedetto siendo orinada por sus colegas reclusas. Suena grotesco, pero bajo la mirada indecente de su director y la sobreactuación del elenco completo la secuencia pasa prácticamente inadvertida.
Además de su elemento grindhouse criollo y de la lluvia dorada, Atrapadas es pura basura, la clase de películas de las que los actores reniegan cuando son viejos, el tipo de cine que deprime no por la crudeza de sus imágenes sino por las podridas intenciones de sus realizadores. Junto con Tacos altos, de Sergio Renán, y Pasajeros de una pesadilla, de Fernando Ayala, dos títulos ochenteros exploitation aunque pasados por cine social, Atrapadas conforma la trilogía del horror del cine argentino de la primera década de los 80, películas que pretendían ganarse todos los premios y que terminaron siendo analizadas por sabuesos de la psicotronia y el tipo de cine que no le mostrarías a tus padres ni a tu novia.

7 comments:

Raimundo Encina said...

Que bueno que entraste a este ciber mundillo, es bien divertido y hay mil cosas q se pueden hacer....
estoy terminando de descasetear tu entrevista y encuentro que hay harto material
asi q eso pues mister, un abrazo

SpookyMulder said...

Hola!, llegué por acá desde los foros de ATM....
Me daré una vuelta por lo que has publicado y a ver si consigo algunas películas que reseñas y me meto de lleno al gore, jejeje.

Salu2!

Beyond Flix said...

Buena! buen review, muy buena mirada sobre el fenomeno exploitation argie, la peli la revisité hace poco en VHS y esta en el nivel del medio, nada como un bruno mattei o un franco a la hora de rodar WIPs, que te parecen las Ilsa?. ahora, leo el review de Giallo a Venezia, peli extrema y al cerdo.

salud!

Pablo said...

Bueno el blog, Pablo. Me estoy bajando torrents de giallos hace un tiempo y ya acumule una pequena coleccion.

Perdona una pregunta un poco off-topic, pero solo un poco... El periodista Corro del podcast de ATM es por Lo Strano Vizio Della Signora Wardh?

Bueno lo de los apellidos de las victimas, en especial el homenaje a Vieyra.

P.I. said...

Pablo

Qué divertido, leí en fotech que pensabas que yo era Corro. No es asi. No he escuchado el podcast, pero no tengo nada que ver con eso.
Me sorprende que conozcas la pelicula de Sergio Martino, nadie esta muy pendiente de su carrera, y por supuesto lo de Vieyra. Llevo años buscando una copia de "Sucedió en el internado".
Saludos

cienfuegos said...

yo soy poco de más de antes que tú (1969) y alcance a ver rolando rivas taxista y tengo un penetrante recuerdo con su parte ii: el tipo se iba con otra chica!! después de lo que habia hecho sufrir a dos países, el tipo se enamoraba de otra mina!!
quizá había allí una lección de vida que no agarré y que rompía el molde en que me criaban (el amor es uno, platón versión plaza yungay, etc.), quizá nunca se reparó esa herida.

qué buen trabajo el de tu guión. mi final favorito sería, obviamente, piedad matando al cazador delante de todos los amigos. te fijas que tengo la cosa platónica, la justicia, metida.

creo que la de la playa que se traga gente la ví en el alessandri. habría que hacerle un homenaje a ese antro.

Legión said...

Hola:
A propósito de películas de minas enjauladas, cuando niño viví un tiempo en el sur de Chile y había en el pueblo un cine en donde me lo pasaba todo el día Sábado, eran los timpeos de lo rotativos cunado entraba al cine a las 14:00 hrs y salía a las 23:00 hrs.
Siempre con mi hermano menor íbamos al cine y a veces eramos los únicos en la sala, invierno verano. En esos años ni tele había casi.
Lo chistoso de ese cine era que daban películas de niños con una de adultos, en mi caso me gustaban las de karate pero para ver una tenías que ver otra italiana calentona como "16 años", "Virilidad" o "Las vírgenes guerreras"..... el dueño del cine era un descriteriado, ja, ja
Ahí ví muchas películas de mujeres enjauladas la mayoría eran italianas o gringas en donde actuaba siempre la Linda Blair, regordeta y drogada, pero una vez vi una argentina donde salía la Cristina Tocco enrrejada y se duchaba con las presas, es el tipo de películas de las tú hablas... anda a preguntarle a la Tocco de esa película.
Eso sí sale irreconocible, fea y narigona antes de las cirugías... hace poco la ví en persona y la tipa es espectacular.... pero en la película es fea y actuaba mal, sale pilucha y cochinona.
En todo caso películas de cárceles hay tantas y ninguna buena, es decir, hasta ahora no he visto una buena.
Eso.